UA-73203706-1

Blog Abogados Íñiguez y Velázquez

Accidentes de tráfico: baremo de indemnizaciones

indemnizaciones accidentes de trafico abogados accidentes de trafico valencia

Si ha sufrido un accidente de tráfico en los últimos meses, es importante que conozca las nuevas tablas de indemnizaciones. Desde el 1 de enero de 2016 y gracias a la Ley 35/2015, se empezó a aplicar un nuevo sistema para valorar los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de tráfico y para calcular sus correspondientes indemnizaciones.

El nuevo baremo tiene como objetivo conseguir que las indemnizaciones por accidentes de tráfico estén más en consonancia con las circunstancias previas de la víctima. Y pretende compensarla de forma que su situación sea lo más similar posible a la que tenía antes de sufrir el accidente. Así, el nuevo sistema de baremación incorpora en el cálculo de la cuantía las circunstancias personales, familiares, laborales o profesionales de las víctimas y perjudicados.

Es importante tener en cuenta que el cálculo de la indemnización se realizará conforme a las reglas del sistema vigente en la fecha del accidente de tráfico. Es decir, que el nuevo baremo al que hacemos referencia en este post sólo valdrá para los accidentes de tráfico sufridos a partir del 1 de enero de 2016.

Qué es un baremo de indemnizaciones por accidente de tráfico y en qué casos se aplica

Para los lectores que no estén familiarizados con el lenguaje que solemos utilizar los abogados especialistas en accidentes de tráfico, es importante señalar que, cuando hablamos de baremo de indemnizaciones, nos referimos al conjunto de reglas establecidas en la ley para poder calcular y fijar el importe a cobrar que le corresponde a una persona que haya sufrido un accidente de tráfico.

A través de un sistema de tablas, la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, prevé una cantidad por cada uno de los daños o perjuicios, tanto físicos como morales, y tanto personales como patrimoniales, que deriven del accidente, según se trate de casos de muerte, secuelas y lesiones temporales, distinciones que también sirven para calcular el importe de cada una de ellas. También hay reparaciones, aunque se cuantifican por separado, de los perjuicios personales básicos, perjuicios personales particulares y perjuicios patrimoniales.

Principales cambios que incorpora el nuevo baremo

  1. Incremento de la cuantía de las indemnizaciones:

    Un 50% de media en casos de muerte; un 35% de media por secuelas; y un 12% de media por lesiones.

  1. Indemnizaciones por causa de muerte:

    En caso de muerte, se contemplan las cinco nuevas categorías de perjudicados (los cónyuge, ascendientes, descendientes, hermanos y allegado) y ya no se consideran grupos excluyentes, por lo que la indemnización no depende de la existencia o inexistencia de perjudicados de otras categorías. Por primera vez, se reconoce como beneficiarios de la indemnización en caso de fallecimiento a los allegados de la víctima (personas que hubieran convivido familiarmente con ella durante un mínimo de cinco años inmediatamente anteriores al fallecimiento y fueran especialmente cercanas en parentesco o afectividad). Como daño emergente, cada perjudicado recibirá, sin necesidad de justificación, una cantidad fija de 400 euros por los gastos razonables que cause el fallecimiento. Y se distingue entre un “perjuicio patrimonial básico”, referido a gastos generales, con una cantidad mínima de 400 euros (puede obtener el resarcimiento de gastos superiores a dicho importe si los justifica), y unos gastos específicos, que incluyen los de traslado del fallecido, repatriación, entierro, y funeral.

  1. Indemnizaciones por secuelas o lesiones permanentes:

    El nuevo sistema revisa el baremo médico de secuelas para adaptarlo al estado actual de la ciencia. Se refuerza especialmente la reparación del gran lesionado que quede con discapacidades que requieran de apoyos intensos para su autonomía personal, indemnizando los perjuicios y los daños emergentes relacionados con las diferentes partidas de gastos asistenciales futuros.

  1. Indemnizaciones por lesiones temporales:

    Son las que sufre el lesionado desde el momento del accidente hasta el final de su proceso curativo o hasta la estabilización de la lesión y su conversión en secuela. Su indemnización es compatible con la que proceda por secuelas o, en su caso, por muerte. Como perjuicio patrimonial se distingue entre gastos de asistencia sanitaria, que son los tanto los servicios médicos, hospitalarios, farmacéuticos, como los generados por los desplazamientos y otros gastos diversos resarcibles, entre los que se encuentran los gastos de desplazamientos de familiares para atenderle cuando su condición médica o situación personal así lo requiera y, en general, los necesarios para que queden atendidos él o los familiares menores de los que se ocupaba.

  1. Indemnización del lucro cesante:

    Se reemplaza el sistema actual por otro modelo procedente del ámbito de los seguros que determinará la indemnización correspondiente. Contempla los ingresos netos de la víctima, pero también valora el trabajo no remunerado, como las tareas del hogar o la pérdida de capacidad de trabajo futura de menores y estudiantes. Además, se introduce un coeficiente específico para cada perjudicado que combina factores diversos, como la duración del perjuicio, el riesgo de fallecimiento del perjudicado y la deducción de las pensiones públicas, entre otros. 

  1. Concurrencia de culpas:

    La nueva regulación aclara que se producirá una reducción de hasta el 75% en las indemnizaciones cuando la víctima realice una falta de uso o por uso inadecuado de cinturones, casco u otros elementos protectores, incumpla la normativa de seguridad y provoque la agravación del daño (art. 1.2 LRCSCVM). Si el daño producido se debe a la “culpa exclusiva del perjudicado”, la víctima no recibirá indemnización alguna. En el supuesto de los menores de 14 años, la regla es que no se excluye ni reduce la indemnización a los menores de 14 años lesionados, ni por su propia contribución a la causación del daño, ni por la contribución de sus padres u otras personas físicas que deban responder por ellos.

Estas son algunas de las modificaciones que introduce el nuevo baremo de indemnizaciones por accidentes de tráfico. En el despacho de abogados en Valencia de Iñiguez y Velázquez tenemos abogados especialistas en accidentes de tráfico que pueden ayudarle en este tipo de casos y aclararle cualquier duda sobre la nueva legislación. Contáctenos sin compromiso que estaremos encantados de atenderlo y poner a su servicio toda nuestra experiencia y conocimientos en la materia.

 

abogados de confianza en Valencia